martes, 27 de mayo de 2014

24 de enero de 1958

Fotografías publicadas en la Revista Campamento de febrero - marzo de 1958 (Nros 41 y 42), que recoje distintos momentos del servicio scout realizado con el propósito de mantener el orden público y otras emergencias después de los acontecimientos políticos que concluyeron con el derrocamiento del gobierno del gobierno militar presidido por el Gral. Marcos Pérez Jiménez.



Un scout de la época cuenta:
El servicio comenzó el 25. El Presidente, Contralmirante Wolfang Larrazabal decretó el toque de queda a partir de las 2 p.m., por cadena nacional (más o menos 11 a.m.), y en la misma cadena se hizo un llamado a los scouts para que nos presentáramos en la Jefatura de Candelaria, que fue nuestro centro de operaciones durante los siete días que duró el servicio. Nos entregaron un número de patrullas que habían sido de la policía metropolitana y que en la madrugada del 26 fueron pintadas con el color del ejército y se les cambiaron las placas. Hicimos, básicamente, de fiscales de tránsito y de auxiliares en ayuda a la población, por la que fuimos tratados casi como héroes. El mismo Presidente Larrazabal, quien quedó para siempre como amigo de los scouts, nos despidió por cadena dando las gracias en nombre de la Patria a todos los que habíamos participado.

______
Otras muestras del Museo relacionadas con esta actividad
 
Contribución de
Fotografía Scouter Carlos Uzcategui
Grupo Paramaconi - Dtto Guaicaipuro - Reg Miranda
Anecdota Scouter Julio Miguel Martínez
Grupo Catatumbo . Dtto Santiago de León - Reg Metropolitana

1 comentario:

  1. El servicio comenzó el día 25. Se habían presentado varios saqueos y conatos de robos y anarquía. El Presicente, Contralmirante Wolfang Larrazabal decretó el toque de queda a partir de las 2 p.m., por cadena nacional (más o menos 11 a.m.), y en la misma cadena se hizo un llamado a los scouts para que nos presentáramos en la Jefatura de Candelaria, que fue nuestro centro de operaciones durante los siete días que duró el servicio. Nos entregaron un número de patrullas que habían sido de la policía metropolitana y que en la madrugada del 26 fueron pintadas con el color del ejército y se les cambiaron las placas. Hicimos, básicamente, de fiscales de tránsito y de auxiliares en ayuda a la población, por la que fuimos tratados casi como héroes. El mismo Presidente Larrazabal, qien quedó para siempre como amigo de los scouts, nos despidió por cadena dando las gracias en nombre de la Patria a todos los que habíamos participado.

    ResponderEliminar